Google+ imprimir

Seguros

Como es natural, todas las compañías productoras que acometan un rodaje cinematográfico han de disponer de uno o varios seguros que cubran todos los riesgos de la producción en sus diferentes etapas. Muchas empresas e instituciones relacionadas con el mundo del cine exigen constancia de la existencia del seguro antes de conceder permisos o servicios.

El llamado seguro de responsabilidad civil cubre todos los posibles daños que el personal de una producción pueda causar a terceras personas. Puede tramitarse en una empresa local o extranjera, pero siempre ha de estar vigente desde que se inicie la producción hasta que finalice la labor de postproducción.

Muy habitual es también el seguro de material grabado o del negativo, que cubre los daños o pérdidas que puedan sufrir los negativos de las películas durante el rodaje, sus diversas manipulaciones, almacenaje y transporte. Las compañías productoras, además, pueden contratar otro tipo de seguros a fin de proteger los diferentes recursos empleados en un proyecto, tales como decorados, vestuario, animales, cámaras, etcétera.

La contratación de estos seguros es un tema complejo que varía en función de la magnitud y características individuales de cada producción, por ello la SCFC recomienda tramitarlos con empresas acostumbradas a trabajar con la industria audiovisual.