Google+ imprimir

Santiago para peques

Ciudad Patrimonio de la Humanidad, Santiago de Compostela es pequeña y bonita como las ciudades de los cuentos. Además es tranquila, segura y muy agradable para pasear.

La zona histórica es como un laberinto con muchos secretos. Está llena de calles estrechas, casitas y soportales y tiene un pavimento de grandes piedras viejas con las que se puede jugar a no pisar las rayas sin preocuparse por los coches, porque es toda peatonal. En las serenas plazas y placitas hay mucho espacio para jugar y cafeterías con terrazas al aire libre. La Catedral, los antiguos nombres de las calles, las gárgolas, las fuentes... pueden ser fascinantes para los pequeños si los adultos les ayudamos a descubrirlas.

Santiago, que destaca por su cantidad de espacios verdes, está rodeada de unos parques estupendos. La mayoría tienen columpios y juegos infantiles, mucha sombra y fuentes, ríos o estanques, donde viven los patos y peces santiagueses. Algunos están situados en zonas altas, para ver los tejados y hacer estupendas fotos.

Pero Santiago tiene todavía más cosas para vosotros: rutas turísticas en un pequeño tren que recorre la ciudad, museos interesantes para pequeños y grandes, eventos y actividades culturales especiales para niños, parques de ocio, actividades de aventura, excursiones para descubrir los alrededores... y además, muy cerca, hay concurridas playas fluviales y está también el mar: las fantásticas rías de Galicia, con playas de aguas tranquilas, arena fina y todas las comodidades.

Los niños son bien recibidos en los restaurantes y cafeterías de la ciudad. Muchos de ellos cuentan con menús infantiles, aunque quizá prefiráis experimentar con algunos sabores gallegos muy aptos para los paladares de los pequeños gourmets.

Para alojaros hay varias posibilidades: desde grandes cadenas hoteleras a modernos apartamentos, casas completas para familias, o coquetos hotelitos situados en el casco monumental, tan confortables que os sentiréis como en casa. Y están también  los bungalós del camping urbano, situado en una colina con vistas a la ciudad. Y además están las casas de turismo rural de los alrededores, donde disfrutaréis a tope del paisaje gallego.