Sede de la Dirección General de la Policía Autonómica

Google+ imprimir cuaderno de viaje

Sede de la Dirección General de la Policía Autonómica

Arquitectos: Joaquín Fernández Madrid e Pedro R. Iglesias Pereira.
Fecha: 1992-1994
Zona: As Fontiñas

La sede de la policía se encuentra en una parcela en la zona más alta del Polígono de Fontiñas, un nuevo barrio compostelano, del tamaño del casco histórico de la ciudad. El edificio aprovecha las condiciones del terreno, con fuerte pendiente, para resolver su programa con dos volúmenes contrapuestos: un zócalo, en una única planta, alrededor de un patio cuadrado, y un prisma rectangular, colocado en la parte más alta del terreno, sobre el edificio-zócalo.

Las dos piezas, con el contrapunto de una esbelta torre de telecomunicaciones en metal blanco, establecen un diálogo entre contrarios. El zócalo es macizo y ciego, forrado en piedra y abierto hacia el patio, que en todo momento queda escondido desde la calle. El prisma, colocado en la parte más alta de la parcela, sobre el zócalo, aparece ligero, con un rematado de metal gris y con numerosos huecos. Este volumen es el único que percibe un observador poco atento, quedando reducido el edificio a ese liviano bloque. Esta decisión de proyecto simplifica la imagen de la sede policial, escondiendo una parte sustancial de sus espacios, y transformando toda su riqueza organizativa en la imagen simplificada de un prisma ligero apoyado sobre un zócalo macizo.


Desde la entrada principal al edificio, es posible entender, una vez franqueado el control de acceso, la organización espacial del conjunto. Desde el espacio del vestíbulo, quedan a la vista el patio, las circulaciones en su perímetro y las escaleras y ascensores, por medio de los que se accede a las plantas superiores del prisma metálico.

Arquitectos: Joaquín Fernández Madrid e Pedro R. Iglesias Pereira.
Fecha: 1992-1994
Zona: As Fontiñas

La sede de la policía se encuentra en una parcela en la zona más alta del Polígono de Fontiñas, un nuevo barrio compostelano, del tamaño del casco histórico de la ciudad. El edificio aprovecha las condiciones del terreno, con fuerte pendiente, para resolver su programa con dos volúmenes contrapuestos: un zócalo, en una única planta, alrededor de un patio cuadrado, y un prisma rectangular, colocado en la parte más alta del terreno, sobre el edificio-zócalo.

Las dos piezas, con el contrapunto de una esbelta torre de telecomunicaciones en metal blanco, establecen un diálogo entre contrarios. El zócalo es macizo y ciego, forrado en piedra y abierto hacia el patio, que en todo momento queda escondido desde la calle. El prisma, colocado en la parte más alta de la parcela, sobre el zócalo, aparece ligero, con un rematado de metal gris y con numerosos huecos. Este volumen es el único que percibe un observador poco atento, quedando reducido el edificio a ese liviano bloque. Esta decisión de proyecto simplifica la imagen de la sede policial, escondiendo una parte sustancial de sus espacios, y transformando toda su riqueza organizativa en la imagen simplificada de un prisma ligero apoyado sobre un zócalo macizo.


Desde la entrada principal al edificio, es posible entender, una vez franqueado el control de acceso, la organización espacial del conjunto. Desde el espacio del vestíbulo, quedan a la vista el patio, las circulaciones en su perímetro y las escaleras y ascensores, por medio de los que se accede a las plantas superiores del prisma metálico.

Más información

Localización
Rúa de Oslo
Observaciones

Salvo autorización expresa, no están permitidas las visitas al público.

Si detectas algún error en esta página, por favor comunícalo a ot@santiagoturismo.com