Dónde comer

Google+ imprimir

Dónde comer

Restaurantes, bares, casas de comidas, tascas, pulperías, mesones o parrilladas son sólo algunos de los tipos de establecimientos para comer en los alrededores de Santiago. La sola abundancia de nombres ya da una idea de la importancia de la gastronomía en toda la zona.

Independientemente del tipo de establecimiento, los alrededores de Santiago ejemplifican toda la tradición y riqueza gastronómica de una cocina, la gallega, admirada por la soberbia calidad de sus ingredientes, del agua y de la tierra, en la que tienen cabida desde lo más tradicional hasta lo más innovador. Por eso la gastronomía es sin duda uno de los principales atractivos de esta zona que rodea Santiago.

Busca el restaurante que mejor se adapte a tus gustos y necesidades en el buscador más abajo.


De la tierra llegan deliciosos vegetales, destacando grelos, patatas y, sobre todo, pimientos de Padrón. Pero también castañas, setas y exquisitas manzanas, con las que se produce sidra artesana. Y también vinos albariños locales, incluidos dentro de la denominación de origen Rías Baixas – Subzona Ribeira do Ulla, y orujos de calidad contrastada, que son el remate típico de cualquier comida y pueden tomar forma de licor de hierbas, licor café y muchas más. El orujo es también la base de las famosas queimadas, que ponen a arder el orujo con azúcar, cáscaras de naranja o limón y granos de café mientras se recita un conjuro contra los maleficios de meigas y trasnos.

Los cientos de ríos que riegan esta zona proveen de afamados salmones, truchas y lampreas, que en temporada tienen destacada presencia en las cartas de los restaurantes compostelanos y en los de Padrón y Rois.

El área de Santiago es también escenario para la degustación de la famosa ternera gallega, que brinda churrascos, solomillos y chuletones de considerable ternura y tamaño. Y del gallo, que cuenta en la zona con dos fiestas de exaltación gastronómica propias, en O Pino y Vila de Cruces respectivamente.

Por su parte, las tortillas de huevos caseros tienen también un lugar muy especial en el menú de toda la zona, destacando las de Silleda y Padrón, que cuentan con sendas celebraciones gastronómicas anuales.

Sin embargo, el gran protagonista es el cerdo, que aparece en preparaciones como las uñas, el lacón con grelos (los brazuelos delanteros del animal curados y servidos con patatas, chorizo y hojas tiernas de nabo) o el cocido gallego, que combina carne fresca, gallina, chorizo, lacón, costilla salada, tocino, oreja y morro porcino con patatas, garbanzos y grelos.

Morcillas y chorizos pueden además presentarse rellenando las filloas, que aparecen en la gastronomía gallega a tiempo para la matanza y el Carnaval, solas o acompañando al cocido. Se trata de unas tortillas de harina, que también son muy populares en su versión dulce.

Jamones y otros derivados del cerdo combinan a la perfección con los magníficos quesos de la zona. Las opciones son muchas, porque Santiago está rodeado de buenos productores de quesos, como los de Arzúa-Ulloa, o el queso de tetilla, de sabor suave por su corta maduración, e inconfundible por su forma, ambos con denominación de origen protegida.

El pan y las empanadas, siempre presentes en Galicia y de gran calidad, gozan de especial protagonismo en la zona, y tienen en los mercados tradicionales escaparates privilegiados.

Para el postre, conviene tener en cuenta que Compostela ha legado a la gastronomía gallega la tarta de Santiago, que se produce igualmente en sus alrededores. El área de Santiago destaca también por la producción de Miel de Galicia, con indicación geográfica protegida y de dulces tradicionales: melindres, ricos, almendrados, rosquillas


Buscador de Restaurantes