estado do tempo
Today is thursday 24 april, it is 9ºC and mostly cloudy in Santiago

Peregrinos: ¿anécdota o realidad cotidiana?

Published on 19/10/2010 13:35

Hace 25 años iba al colegio todos los días por la rúa de Concheiros, entrada del Camino francés en Santiago, a apenas un kilómetro de la Catedral. De cuando en vez, me cruzaba con algún extranjero caminante que venía en peregrinaje desde tierras lejanas. En algún día muy concreto, me cruzaba con varios peregrinos, hablando en otras lenguas, y entonce en mi casa hablábamos de la anécdota, preguntándonos por qué vendrían desde tan lejos a Santiago.

Porque, si hacemos un ejercicio sincero de memoria, el Camino de Santiago hace 25 años era una anécdota. Los datos son contundentes como piedras. En 1987 se entregó la Compostela a 2.905 peregrinos, según los datos de la Oficina de Acogida de Peregrinos. Una media de menos de diez personas al día. En realidad, diez valientes que hacían un Camino extraño, con más de mil años de tradición, pero con unos últimos siglos de decadencia constante.

Hoy hago cada mañana un recorrido similar por la rúa de Concheiros. Y cada mañana veo a docenas de peregrinos, con rostros cansados y felices, entrando en la ciudad, hablando o cantando en cien lenguas distintas. Hoy, en un año en el que ya se superaron las 200.000 Compostelas entregadas, cruzarse con cientos de peregrinos ya no es una anécdota. Es la rutina de esta ciudad de piedra y acogida.

La evolución desde 1987 fue brutal. En 1989, año de la visita del Papa, hubo 5.760 peregrinos. En 1992, año previo al primer Xacobeo considerado como un evento “público” creado en torno al Año Santo Compostelano, hubo 9.764. No es un número muy relevante en cantidad, pero significó multiplicar por tres el número de peregrinos de cinco años atrás.

En 1993 se produjo la primera “explosión” peregrina de los últimos tiempos: 99.436 personas recibieron la Compostela. Aquel año fue un punto de inflexión en el Camino de Santiago. Marcó una línea a seguir en su desarrollo como ruta de peregrinaje, pero también como elemento dinamizador de la economía de multitud de aldeas, pueblos, ciudades y, por supuesto, de Santiago de Compostela, meta final de todos los Caminos.

Así, en 1994 hubo 15.863 peregrinos y en 1998 fueron ya el doble, 30.126. En 1999, de nuevo Año Santo, se superó ampliamente la frontera de los cien mil peregrinos: fueron 154.613. Con el nuevo milenio, continuó la progresión: en 2000 fueron 55.004 y en 2003 74.614.

El Año Santo de 2004 quedó ya cerca de las doscientas mil personas. Fueron 179.944. Pero lo más importante es que, a partir de este año, salvo en 2005, ya se superaron siempre los cien mil peregrinos anuales. De hecho, el 2009, con 145.878 peregrinos, fue el año no santo de la historia registrada en el que entregó el mayor número de Compostelas.

En este año 2010 estamos en unas cifras que, en perspectiva histórica, asustan. Ya se superaron las 200.000 Compostela entregadas, 200.000 personas que llegaron a esta ciudad por mil motivaciones distintas.

Hay muchas razones que conjuntamente pueden explicar el crecimiento exponencial del Camino de Santiago, empezando por el impulso que se tiene hecho de la ruta desde múltiples administracións públicas hasta la globalización de este mundo “estresante” en el que el Camino es una lenta búsqueda de uno mismo, perdido en su “vorágine” cotidiana.

Pero la pregunta que a veces me hago, paseando por la rúa do Vilar y viendo a los peregrinos saliendo felices de la Oficina de Acogida con sus Compostelas, es: ¿dentro de 25 años los peregrinos serán de nuevo una anécdota de esta ciudad de piedra o parte de nuestra realidad cotidiana?

Content not available in English. Sorry for the inconvenience

Tags: Facts St James Way Ratings: 4
How much did you like this entry?
Share it on:
What do you think?
You have to register in order to comment.
Enter your username and password here.